recetas

El queso de Las Garmillas es uno de los frescos más apreciados, gracias a su exquisito contenido en leche de vaca. Ideal para dietas, postres y todo tipo de recetas. El queso fresco es uno de los reyes de la buena mesa.

Su versatilidad en la cocina, capacidad nutritiva y lo poco que engorda son las tres cualidades por las que destaca este delicioso queso. Uno de los más famosos de Cantabria.

Tiene una excelente aceptación entre los niños, aportándoles cantidades esenciales de calcio. Para los mayores también es fundamental, ya que ofrece grandes propiedades nutritivas, con poca grasa y escasas calorías.

El queso es un alimento sólido elaborado a partir de la leche cuajada de vaca, cabra, oveja, búfala, camella u otros mamíferos. La leche es inducida a cuajarse usando una combinación de cuajo (o algún sustituto) y acidificación. Las bacterias se encargan de acidifcar la lecha, jugando también un papel importante en la definición de la textura y el sabor de la mayoría de los quesos. Algunos también contienen mohos, tanto en la superficie en el exterior como en el interior.

Para los antiguos griegos, el queso era un regalo de los dioses. Hay centenares de variedades de queso. Sus diferentes estilos y sabores son el resultado del uso de distintas especies de bacterias y mohos, niveles de nata en la leche, variaciones en el tiempo de curación, tratamientos en su proceso y diferentes razas de vacas, cabras o el mamífero cuya leche se use. Otros factores que influyen son la dieta del ganado y la adición de agentes saborizantes, como hierbas, especias o ahumado. Que la leche esté o no pasteurizada también puede afectar al sabor.

Nuestras sugerencias